Las 10 más populares del día

16 feb. 2013

La copla y su actriz. Un adiós a Marifé de Triana.





 



 
No canto para que me escuchen
ni para lucir la voz, 
canto para que se junte
la pena con el dolor.

Manuel Machado



En este verso de Manuel Machado se reconocía Marifé de Triana como artista. Afirmaba que precisamente eso había sido ella como cantante.

INFANCIA

María Felisa Martínez López nació en el sevillano pueblo de Burguillos el 13 de septiembre de 1936. La Guerra Civil que marcó su infancia acentuó las estrecheces económicas de una familia que contaba con un padre contratista de Obras Públicas y una madre ama de casa que tuvo que vender su máquina de coser para poder dar de comer a sus cinco hijos.
 
Pronto tuvieron que trasladarse a la calle Alfarería de Triana, el barrio de Sevilla en el que Marifé empezó a escuchar canciones de quien más tarde sería uno de sus máximos referentes, Juanita Reina.
 
Con 9 años perdió a su padre. Madrid fue el refugio de aquella familia desangelada de cinco niños. Las circunstancias familiares condicionaron que la pequeña María Felisa fuese al colegio sólo hasta los 12 años de edad.

INICIOS

Una casualidad fue el trampolín para que Marifé saliera del anonimato. Fue cierto día acompañando a su hermana mayor, que trabajaba de bordadora y costurera, a casa de unos señores a quienes ésta debía zurcirles unas cortinas. Marifé, entretanto, se entretuvo curioseando por los pasillos de la casa, simpatizó con la sirvienta y al poco rato se puso a canturrear. En ese preciso instante llegaron los propietarios del piso. Marifé se azoró, pero el señor le pidió que siguiera cantando, que lo hacía muy bien. Cuando Marifé concluyó aquella improvisada actuación casera, el señor Lombardía, que así se llamaba su ocasional anfitrión, le preguntó si quería ser artista. Como ella le contestó afirmativamente, el señor Lombardía llamó por teléfono a un buen amigo suyo, que resultó ser el entonces conocido locutor de radio David Cubedo, de Radio Nacional de España.”
 
Manuel Román

David Cubedo la bautizó con el sobrenombre de Marifé de Triana. Enseguida concretaron una fecha en la que la joven promesa se estrenaría dentro de un programa musical de Radio Televisión Española dedicado a artistas noveles.
En la calle Tirso de Molina se encontraba entonces la academia musical del maestro Alcántara a la que la niña María comenzó a asistir al pago de 35 pesetas semanales. Alcantara compuso para ella un pasodoble titulado Al pie de una reja que le sirvió a la promesa para estrenarse en la radio pero también para examinarse del carnet sindical entonces necesario para ejercer como artista. Curiosamente, aunque la edad mínima legal para obtenerlo fuesen los 16 años, Marifé obtuvo su acreditación a los 13.
   

“Me siento muy orgullosa de haber tenido que comer peladuras de patata cocida.”
 
Marifé de Triana

Con un traje alquilado por 15 pesetas Marifé comenzó su primera gira. Fue por Galicia y contratada por unos modestos artistas llamados Los Astur que se ganaban la vida tocando y cantando con una batería y un acordeón como acompañamiento. Viajaban en carro mojándose al llover. En vagones de tren en tercera clase. En camionetas “como piojos en costura” -contaba la artista-. La acompañaba su madre. Vendía papeletas para la rifa de una manta o una bicicleta y pasaba el platillo al terminar las actuaciones. Velaba hasta las nueve de la mañana contando las monedas recaudadas y terminaba con las manos negras como un tizón. De cada recaudación dependía la cena que pudiese haber o no el próximo día.
 
En 1950 trabajó en el Teatro Chino de Manolita Chen hasta que cumplió 16 años. En él llegó a hacer ocho funciones diarias, desde las cuatro de la tarde hasta las cinco de la mañana.

TORRE DE ARENA
 
“Creo que lo que yo aporté fueron esos tercios flamencos, el comerme la voz para dentro, eso nunca se había hecho en la copla.”
  
Marifé de Triana
 
Volvió a Madrid y acudió al maestro Manuel Gordillo, quien la acogió en su casa y la educó musicalmente. Gordillo le ofreció algunas piezas inéditas para estrenarlas en un modesto espectáculo titulado Polizones del cante. La acompañaban El Niño de Orihuela y Pepe Mairena. El espectáculo fue un fracaso. Sin embargo, en él se incluía una pieza titulada Número falso con música de Manuel Gordillo y letra de El Niño de Orihuela. “¡Qué lástima, maestro! Su música es muy buena pero la letra es muy fea” -decía la artista-. Unas semanas después el maestro Gordillo apareció con una nueva versión de aquella copla que ahora firmaban él mismo, Llabrés y Sarmiento. Había nacido Torre de arena.

Incluida en su primer disco de 1956, Torre de arena se convirtió en un éxito haciendo de Marifé de Triana una primera figura. Y fue a partir de ese momento cuando los críticos comenzaron a denominarla La actriz de la canción.           

LA LOBA
 
“Para cantar La Loba, que iba a ser una de sus inimitables creaciones, se tiñó los cabellos de canas. Tenía que aparentar en el escenario el aspecto de una mujer madura, que tiene un hijo sin estar casada. Marifé se maquillaba los ojos con profundas ojeras. No se pintaba los labios. Se desgarraba cantando la melodramática historia escrita por Molina Moles y Rafael de León, musicada por Quiroga. Marifé llora siempre que interpreta esa canción y el público, a su vez, queda conmovido.”
 
Manuel Román

 
 

La Loba, grabada y editada en 1960, sufrió inmediatamente la censura del franquismo y fue etiquetada como ‘no radiable’. Aunque su despegue fue complicado, con el tiempo esta copla adquirió un gran éxito.

AÑOS 60, 70 y 80

“Marifé de Triana ha empezado por donde otras terminan.”

La Niña de los Peines

En el espectáculo La maestra giraldilla, el 5 octubre de 1963, incorporó a un joven recitador de El Bierzo llamado José María Calvo. Inmediatamente surgió el amor entre ambos y tras una hermosa historia, contrajeron matrimonio el 2 de octubre de 1982. Cuentan de él que le encantaba que ella le cantase al oído Compañero. José María Calvo falleció el 26 de abril de 2008 en la casa que compartían juntos en  Torremolinos, Málaga.

Durante aquellos años Marifé también grabó algunos clásicos de la copla convencida por el maestro Cisneros, por más que ella siempre se mostrase reacia a ello. Con Ay Maricruz topó de nuevo con la censura. Estando Rafael de León en el estudio de grabación, sobre la marcha, tuvo que improvisar un fragmento de la letra. Lo que originalmente decía: “Y por jurarte yo eso, / me diste en la boca un beso / que aún me quema Maricruz” pasó a ser “Y por jurarte yo eso, / me vi de cariño preso / por tus ojos Maricruz”. Está anécdota dejó constancia de que el Régimen de Franco no aceptaba que un beso de amor fuese en la boca y mucho menos que pudiese quemar de pasión.

De aquellas décadas son destacables éxitos como Señor Sargento Ramírez, Elvira la cantaora, Cuchillito de agonía, La de la calle pureza, Tres puñales, Te he de querer mientras viva, El vestido de mi madre, Separaos, Patio banderas, No te vayas de Navarra, Romance de Zamarrilla, Los besos que yo te di, Quien dijo pena, Compañero, Tres veces loca, Ten cuidado, Esclava de tu amor, La Emperaora o Maldito sea el querer, junto a otras muchas coplas quizá menos populares, pero no por ello menos interesantes.

MARÍA DE LA O

Si me dieran un ultimátum me quedaría con María de la O.

Marifé de Triana
 
Aunque fuese escrita para Estrellita Castro por Salvador Valverde, Rafael de León y Manuel López-Quiroga antes de la Guerra Civil, es seguramente María de la O la copla insigne del repertorio de Marifé de Triana. Forma parte de la Trinidad de las Marías que compone junto a Ay Maricruz y María Magdalena. Es además una de las columnas salomónicas del tempo de este género y a pesar de no haber sido compuesta para ella, Marifé de Triana, la elegiría entre las más de 500 coplas que grabó a lo largo de su carrera. Estrellita Castro, debió quedar tan fascinada al escuchársela cantar por primera vez en el Circo Price de Madrid, que afirmó que los autores la compusieron porque sabían que ella iba a nacer. Su historia trágica y la posibilidad interpretativa que ofrecía, hacían de María de la O la copla idónea para que Marifé pudiese defenderla de manera magistral. Desde entonces permaneció en su repertorio y no existiría Marifé de Triana sin María de la O ni María de la O sin Marifé de Triana.
 

CINE

Es la gran cantante teatral. Hace teatro como nadie cantando copla.
Martirio
 
Creció viendo las películas de Estrellita Castro, Imperio Argentina o Juanita Reina. Además fue bautizada como La actriz de la copla por sus cualidades interpretativas. A lo largo de su carrera hizo dos películas tituladas Canto para ti y Cielo andaluz. Las cintas gozaron de gran éxito de taquilla. Durante los últimos años reconoció que le hubiese encantado ser actriz y haberse educado para ello, aunque también admitía que la trama de sus películas era una excusa para introducir ciertas canciones de su repertorio. No se mostraba especialmente satisfecha con el resultado.

VENDEDORA DE COPLAS

“Marifé era la que tenía la voz más flamenca.”
 
Carmen Linares

En su última etapa, a partir de los años 80, grabó cuatro discos. Rafael de León murió en 1982 y sus autores de cabecera pasaron a ser Ignacio Román, Rafael Rabay o José Bazán.

A lo largo de esos años también ejerció como presentadora de televisión y colaboró con asiduidad en Canal Sur Televisión, especialmente en programas vinculados a la copla. 

Durante las décadas de los 80 y los 90, etapa de decadencia para el género, fue una de las artistas insignes que lo defendió. Su último disco titulado Porqué... se editó en 2001. Comenzaba con una pasodoble que proclamaba una de las máximas de su carrera: "Muero por la copla, / que lo sepa el mundo, / pase lo que pase / sigo estando aquí".

Desde 2000, a raíz de la enfermedad que sufrió su marido José Maria Calvo, decidió retirarse definitivamente del mundo del espectáculo para dedicarse a su cuidado. De manera ocasional hacía acto de presencia pública en eventos relacionados con la copla.

Uno de sus últimos y más preciados galardones llegó el 11 de noviembre de 2011, cuando le fue concedida la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo.

MARIFÉ Y SU APORTACIÓN A LA COPLA

“La copla cantada por Marifé son palabras mayores.”

Paco de Lucía
 
Se sucedieron en su carrera espectáculos como Torre de arena, La Emperaora, La sombra, Carrusel de España, Coplas al viento, La maestra giraldilla, Torre de coplas, La niña de Agualucero, Embajadora de España, La cantaora, El Café del Taranto, María Maletilla o Cabalgata.

Para ella compusieron Gordillo, Llabrés, León, Quiroga, Quintero, Valverde, Ochaíta, Kola, Moles, Naranjo, Segovia, Murillo, Jaén, Sarmiento, Solano, Román, Martínez, Rabay o Bazán.

Giró por México, Venezuela, Argentina, Perú, Chile, Francia, Bélgica, Alemania, Holanda, Suiza, Inglaterra o Estados Unidos.
  
Marifé de Triana ha aportado al género más de 500 grabaciones. Revolucionaria y clásica, flamenca y dramática, fue admirada por sus facultades vocales e interpretativas sobre el escenario así como por su humanidad fuera de él.
Ha sido uno de los máximos referentes para las nuevas generaciones. Creó escuela y es el pilar principal de la ramificación dramática de la copla. Lo cierto es que por más que han intentado imitarla, lo de Marifé de Triana era genuino e inaprehensible. Se construyó su propia forma de hacer copla y puso en pié la leyenda que es. 

ADIÓS Y GRACIAS

Hoy 16 de febrero de 2013 nos ha dejado a los 76 años. No aguantó más en pie su torre de arena a consecuencia de un cáncer que padecía. Hasta el día en el que el mundo deje de ser mundo, llorarán su ausencia La Loba, Calandria, María de la O, Elvira la cantaora, La Cautiva, Antonio Romance, Juan León, La alondra del Cielo, Consolación la de Utrera, La Emperaora, La hija del Presidente, La Señorona, Lola Alegrías, María Consolación, Marquesita de la Estrella, Palomo Linares, El Señor Sargento Ramírez, La Señora vecina y todos los personajes que poblaron sus coplas y encarnó.

Ella quería que el día de su partida sonase el Adagio in G Minor dirigido por Tomaso Albinoni. Decía de esta música que era tan magna que frente a ella se sentía insignificante.

La copla le debe la cumbre de su interpretación. Quedarán grabados en el libro de oro de este género sus momentos de gloria. Quiero pensar que si los dioses se la han llevado es porque a los dioses también les gusta Marifé de Triana.       

Gracias Maestra por existir y feliz viaje hacia la vida eterna...


PÁGINA WEB:


BIBLIOGRAFÍA:

ROMÁN, Manuel. Los grandes de la copla. Una historia de la canción española. Alianza S. A. Madrid, España. 2010. ISBN: 978-84-206-8233-4

REINA, Manuel Francisco. Un siglo de copla. De Concha Piquer a Miguel Poveda. Ediciones B S. A. Barcelona, España. 2009. ISBN: 978-84-666-4259-0  

BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA. La copla en la biblioteca nacional de España. Ministerio de cultura. Madrid, España. 2009. ISBN: 978-84-924-6207-0 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada