Las 10 más populares del día

17 oct. 2010

En el último minuto


Intérprete: Miguel Poveda
Título: En el último minuto
Letra: Rafael de León
Música: Juan Solano
Disco: Coplas del querer
Año: 2009

“Nunca he considerado la copla como un género menor”

Miguel Poveda

Por La radio de su madre salía la voz rancia de Manolo Caracol, la campana de bronce de la garganta de Rafael Farina, la dicción perfecta de Concha Piquer, la majestad sevillana de Juana Reina o la originalidad flamenca de Bambino.

Llegó a su matriz flamenca gracias a la copla. Los flirteos con un género que formaba parte de su infancia han sido constantes a lo largo de una carrera versátil, en la que las continuas huidas hacia otras músicas desde un posicionamiento vital como cantaor, le han valido el sobrenombre de El cantaor de los muchos trajes.

Miguel Ángel Poveda León nació en Barcelona (Cataluña), el 13 de febrero de 1976. Su condición de catalán y de payo, siempre reseñada por la crítica, caminó en su contra durante algún tiempo a pesar de que hoy se haya convertido en un aliciente a favor de la versatilidad de su flamenco y de la construcción del “mito Poveda”.

Su afición por el cante le hicieron grabar de forma casera coplas y cantes que escuchaba en la radio de su madre, una vivencia a la que más tarde rendiría homenaje en el disco “Tierra en calma” (2006) en forma de coplerías.

Los inicios del genio de Badalona se remontan a sus 15 años, cuando por primer vez se sube al Tablao de Nª Señora de de la Esperanza en Badalona y más tarde al Tablao El Cordobés de Las Ramblas. Pero su redención como cantaor llegaría en 1993, año en el que participaría en el 33 Festival de las Minas de la Unión (Murcia), donde no sólo se llevaría el más cotizado galardón que puede otorgársele a un cantaor flamenco, la Lámpara Minera, si no que se alzaría con los premios en las modalidades de La cartagenera, La malagueña y La soleá, todo ello sin contar que a día de hoy una de las calles de La Unión lleva su nombre.

El mundo conservador del flamenco no le tendió precisamente puentes a su talento (con excepciones puntuales), pero a su ascendente carrera le siguió la grabación de su primer trabajo “Viento del Este” (1995), con Moraíto, Pepe Habichuela y Julián “El Califa”. A sus primeras giras por festivales, bienales de flamenco, incluso viajes a Japón o espectáculos basados en obras de poetas de la Generación del 27, le seguiría su segundo trabajo, “Suena flamenco” (1998), nominado en 2000 al Gramy Latino. En él colaboraría por primera vez el guitarrista Juan Gómez Chicuelo y el pianista Joan Albert Amargós, quien haría los arreglos a piano de tres coplas de Manolo Caracol: “La Salvaora”, “Romance de Juan Osuna” y “La niña de fuego”, los cuales en principio estaban destinados a Chano Domínguez.

“Zaguán” (2001) contendría un hermoso pregón de Manolo Caracol, el cual adaptaría el propio cantaor titulándolo “El uvero”. Así, tras su gira por Miami, Chicago, Nueva York o Washington, Miguel Poveda iría dejando constancia de su raíz flamenca en la copla. “Poemas del exilio” (2003), un disco en directo de poemas de Rafael Alberti y arreglos sinfónicos de Enric Palomar, seguiría revolucionando el flamenco y su carrera con buen paladar. Pero para revolución y riesgo el que asumió con “Desglaç” (2005), donde dio vida a poemas en catalán de Jacint Verdaguer, Valentí Gómez i Oliver, Joan Margarit, Maria Mercè Marçal, Joan Brossa, Enric Casasses, Narcís Comadira, Joan Barceló, Josep Piera, Sebastià Alzamora y Gabriel Ferrater. Un disco al que lloverían los elogios, quizá entre los más preciados, el de Enrique Morente.

Un año más tarde y con Juan Carlos Romero llegará “Tierra en calma” (2006), también nominado al Gramy Latino. En él interpretará su popular “Alfileres de colores” junto a Diego Carrasco y de nuevo, pincelará algo de copla con “La radio de mi madre”, lo que no será más que una estrofa de la copla de Quintero, León y Quiroga “Limosna de amores” hecha por bulerías y a la que añadirá una retahíla de títulos del género.

Con la copla a cuestas llegará “Cante i orquestra” (2008), un disco en directo junto a Chicuelo y Joan Albert Amargós de arreglos flamenco-sinfónicos y en el que interpretará coplas de La Paquera de Jerez como “Esos 4 capotes” o el danzón cubano “Te lo juro yo” de Miguel de Molina.

Pero finalmente Miguel Poveda decide apostar por un género que había formado parte de su infancia y gracias al cual accedió al flamenco. Igual que Manolo Caracol, Angelillo, Rafael Farina, Juanito Valderrama o Antonio Molina, cantaores que en un momento dado tuvieron la necesidad de hacer copla desde sus particulares facultades flamencas, Miguel Poveda decide tomar el mismo rumbo y grabar “Coplas del querer” (2009).

“Miguel Poveda vuelve a un género que siente muy suyo. Este estilo parte de una infancia musical en la que antes que el “Dark side of the moon” de Pink Floyd que pinchaba su padre, se inclinaba de forma abierta por las zambras caracoleras, las fliligranas de Farina y la voz soberana de la Piquer”

P.T.


El criterio del cantaor en la elección del repertorio se basó en “descartar las españolistas y las taurinas” y en elegir aquellas que habían formado parte de sus recuerdos, destacando varias piezas quizá menos populares como “Vente tú conmigo”, “Ay, mi hermanita”, “Como las piedras”, “Ni un padre nuestro”, “Sere… serenito”, “Vamos a dejarlo así”, “Compañera y soberana” o “Me da miedo de la luna”.

También se atrevía a afrontar clásicos como “Rocío”, “Ojos verdes”, “En el último minuto”, “Mis tres puñales”, “La bien pagá”, “Sendas del viento”, “Tientos el cariño” o un inédito “Embrujao por tu querer”, por primera vez de género masculino. A cargo de Alberto Iglesias estuvieron los arreglos de otra obra de Quintero, León y Quiroga grabada por Concha Piquer en 1953, “A ciegas”, que en la voz de Miguel Poveda formó parte de la película “Los abrazos rotos” (2009) dirigida por Pedro Almodóvar.

En un momento en el que la copla empezaba a emerger, aparecía en el mercado este trabajo con arreglos de Joan Albert Amargós y Juan Gómez Chicuelo, encargándose el primero de los sonidos jazzísticos y el segundo de aportar la raíz flamenca inherente al cantaor y a su visión particular de estas coplas del querer. Ambos músicos pensaron unos arreglos viables para una gira en directo de conciertos en la que Miguel Poveda hacía la copla nueva, sencilla, certera, medida, interpretada con magistral categoría y dicha con un gusto escalofriante.

Entre las deliciosas versiones que se pueden encontrar en "Coplas del querer" (2009), nos inclinamos por “En el último minuto”, una copla escrita para Juanita Reina en 1971 por el poeta sevillano Rafael de León y a la que el maestro cacereño Juan Solano dio aire de bolero. Cuentan que Rafael de León basó su poema en el romance que mantuvieron Juana Reina y el bailaor Federico Casado “Caracolillo”, que culminó con una sonadísima boda en Sevilla, celebrada el 15 de junio 1964.

“Esta bellísima copla estrenada por Juanita Reina en 1971 es quizá la versión en serio de “Soltera yo no me quedo”, que le escribiera el poeta sevillano a su querida amiga e intérprete de algunos de sus grande éxitos, Juanita Reina. En la seriedad del texto hay una delicadeza desgarrada y un agradecimiento cómplice de autor e intérprete a la vida por el amor inesperado”

Manuel Francisco Reina

No fue editada hasta 1973, con unos arreglos en los que desbordaban los metales, los violines, e incluso una guitarra eléctrica, lo que deja constancia de la vanguardia musical que Juan Solano introdujo en la copla durante su etapa junto a Rafael de León.


La única versión masculina de esta copla lleva la firma de Miguel Poveda, a la que hay que sumar la reciente versión femenina de Pastora Soler, quien tuvo como madrina artística a la propia Juanita Reina. El catalán decidió mantener intacto el género en la letra del poema y así construir una copla en la que el hombre, protagonista e intérprete, canta a otro hombre.


Con desesperación buscaba dueño
y soñaba la cárcel de unos brazos.
Pero me despertaba de mi sueño
con el alma sin voz hecha pedazos.

Miguel Poveda / En el último minuto


La copla narra la historia de un protagonista necesitado y delirante de amor, que a punto de tirar la toalla ve llegar en el último minuto a la persona que convierte su vida gris en primavera florida.

El cantaor de los muchos trajes vistió estas “Coplas del querer” de Hugo Boss y Armand Basi, dando a este género audiovisual la categoría de grande en un trabajo ilustrado con fotografías de su inseparable Maxi del Campo, una experiencia que se volvía a repetir en la edición del DVD “Coplas del querer. En directo desde el Gran Teatro del Liceu” (2010). Hay que puntualizar que El Liceu es un teatro dedicado a la música clásica. La primera artista en interpretar copla en el Teatro Liceu fue Isabel Pantoja con su espectáculo “A tu vera” y el segundo ha sido Miguel Poveda, quien a
segura que su inmersión en la copla no ha sido anecdótica y que volverá a repetir la experiencia, quizá porque además de la satisfacción personal de aportar a un género que ama su buen hacer, por "Coplas del querer" (2009) fue premiado como Mejor disco del año, Mejor disco de canción española y Mejores arreglos.

Con Joan Albert Amargós al piano, violín de Olvido Lanza, trompeta de Julián Sánchez y batería de Antonio Carbonel, esta obra se alza majestuosa en la voz de Miguel Poveda. “Mito y modernidad” o “Tradición y vanguardia”, podrían aplicarse a la gloría de este currante que aúna tras él a puristas y progres, babeando por la gloria de los sonidos negros que contiene su garganta.

Yo andaba navegando por los treinta
sin el amor que tanto deseaba,
y entre mis labios, triste y macilenta,
una rosa sin tallo se quemaba.

Con desesperación buscaba un dueño
y soñaba la cárcel de unos brazos.
Pero me despertaba de mi sueño
con el alma sin voz hecha pedazos.

Y de pronto en el último minuto,
a punto de vestir de un negro luto,
te vi llegar feliz un mediodía
y el otoño, sin rosa de mi espera,
se convirtió en florida primavera
cuando se unió tu boca con la mía.

Tu boca con la mía, tu boca con la mía…
¡Tu boca con la mía…! ¡Con la mía!

Y tus besos en el último minuto
en rosa convirtió mi negro luto,
y mi canción de pena era alegría,
y por eso mil veces yo bendigo
el día aquel que me encontré contigo
y se unió tu boca con la mía.

Tu boca con la mía, tu boca con la mía…
¡Tu boca con la mía…! ¡Con la mía!


Web de Miguel Poveda
Video de Miguel Poveda cantado “En el último minuto”

2 comentarios:

  1. :O
    ¡ME ENCANTA!
    Muchas gracias por actualizar con esta magnifica copla de Juanita Reina.
    Esta es mi copla por si no lo sabias Je,je,je
    Bueno espero versionarla cuando yo sea mayor aunque segun tu,hago giros nuevo jeje como:
    -"y por eso mil veces yo bendigo"...
    Bueno sea o no artista,cuando tenga 38 años mas,diré:
    -"Esta copla forma parte de mi infancia..."
    y es verdad,muchas gracias por actualizarla,por seguir con este blog que deberias editarlo en un libro y que esta copla es preciosa que de tanto cantarla se la saben to el mundo que me rodea jejeje muchas gracias de:Miralles:D

    ResponderEliminar
  2. Miralles, tú nos tienes que dar muchas noches de gloria. Sigue aprendiendo y luchando mucho. Mil gracias!

    ResponderEliminar