Las 10 más populares del día

18 dic. 2010

Mañana sale


Intérprete: Rocío Jurado
Título: Mañana sale
Autores: Antonio Quintero / Rafael de León / Manuel López Quiroga
Disco: Canciones de España
Año: 1981


“Rocío Jurado ha ayudado a que haya más cultura.”

José Rodríguez de la Borbolla

En un pueblo pesquero de Cádiz nació una niña a la que pusieron de nombre Rocío. Corría el año 1946. Rocío Trinidad Mohedano Jurado, para más señas, vio la luz en Chipiona, hija de un humilde zapatero que dominaba los cantes y de una ama de casa que cantaba con gusto la canción española.

Su padre murió cuando ella tenía sólo 15 años, lo que la obligó a trabajar como zapatera o en el campo recolectando frutas.

De forma paralela, la afición de Rocío Jurado por la música la llevó a presentarse a infinidad de concursos radiofónicos en los que se ganó por derecho el sobrenombre de La niña de los premios.

Su abuelo intentó evitar las expectativas de aquella joven morena que soñaba con ir a Madrid y hacerse primera figura. Una huelga de hambre de una semana sirvió para que él cediera a hablar con ella. Junto a su madre y 8.000 pesetas que finalmente le dio el abuelo, tomó rumbo a la ciudad de las oportunidades, donde conoció a Pastora Imperio, Manolo Caracol o La Niña de los Peines, quienes al escucharla cantar decidieron contratarla en el tablao “El Duelde”.

“Rocío ha querido dejar claro que a ella no le gana nadie, ni a voz, ni a flamenca, ni a tonadillera, ni a rumbosa, ni a guapa. No hay cosa más bella y más emocionante que un artista lidiando con su soledad.”

Ricardo Cantalapiedra


A lo largo de su prodigiosa trayectoria musical se movió en los más diversos registros. Empezó en el flamenco, pero pronto llegaría a la copla, una copla modernista y aflamencada, festera y dramática, fresca y dúctil. Más adelante experimentaría con sonidos sinfónicos en la etapa junto al compositor Manuel Alejandro, aunque también tutearía a lo largo de los años con la música mejicana, pop, anglosajona o el gospel.

Pero si algo es destacable en su carrera, es que a pesar de sus diferentes experimentaciones musicales jamás olvidó la copla. Sin contar la aportación inédita que hizo en sus primeros años, relativos a la copla destacan de forma especial discos como “Proceso a una estrella” (1970), “Rocío Jurado” (1976), “Canciones de España. I” (1981), “Y sin embargo te quiero” (1983), “Canciones de España. II” (1988) o “Con mis cinco sentidos” (1995).

En el disco “Canciones de España. I” (1981) Rocío Jurado revisaba diez clásicos correspondientes a sus admiradas antecesoras Imperio Argentina, Lola Flores, Miguel de Molina y especialmente Concha Piquer, de quien versionaría cinco temas.

Cuentan que ante Concha Piquer la chipionera no dudó en cantar dos coplas, “Mañana sale” y “Romance de valentía”, ambas emblemáticas de la valenciana. Ante aquella situación La Piquer respondió déspotamente a una joven Rocío Jurado que le mostraba su admiración: “Con esa cara dura llegarás muy lejos. Ni si quiera las artistas consagradas se han atrevido a cantar mis canciones en mi cara”.

Quizá por la decepción (y la admiración que sentía a pesar de todo), años más tarde Rocío Jurado grabaría muchas coplas que hizo emblemáticas Concha Piquer: “Ojos verdes”, “No me llames dolores”, “Tatuaje”, “Cárcel de oro”, “Los piconeros”, “Mañana sale”, “La Parrala”, “Triniá”, “La guapa, guapa”, “La niña de puerta oscura”, “Me embrujaste”, “Cinco farolas”, “Romance de la otra”, “Cría cuervos”, “La rosa y el viento” o “Amante de abril y mayo”.

En el último espectáculo que ofreció Concha Piquer, estrenado en el Teatro Apolo de Valencia el 30 de marzo de 1957 y titulado “Puente de coplas”, se incluía una bellísima pieza con aire de habanera titulada “Mañana sale”. Se dice que esta era la copla preferida de Concha Piquer y al mismo tiempo, la que más difícil le resultaba interpretar.

Fue en 1958 cuando cantando “Mañana sale” a Concha Piquer le falló la voz. Un incidente que aunque no iba más allá de una afonía lógica, consecuencia de su agotadora gira, fue motivo suficiente para la retirada definitiva de la exigente y magna artista. “Mañana sale” fue la última copla que cantó y sus palabras al terminar fueron las siguientes:

“Hoy han visto ustedes actuar a La Piquer por última vez.”

Concha Piquer


La poesía de esta copla trata la truculenta historia de una lotera que es víctima de una tragedia amorosa. La trama narra cómo un marqués asiduo a los décimos de esta vendedora de ilusiones, se declara ante la humilde pregonera de números: “Si quieres, rosa de mayo, / seré el vasallo de tu persona”.

El poema cuenta que tras declararse, las palabras del marqués se las lleva el viento y la mujer, con luto en el corazón, sigue pregonando mientras entre dientes sentencia dos contundentes presagios: “Mis ojos tienen que verte / por tres puñales atravesado” o “Que repiquen las campanas / a la hora de morir”.

Ella es conocedora de una historia que da sentido a la trama, pero el poema no la confiesa. La cuestión es que una noche, en la madrileña calle Lavapiés, el marqués es asesinado. Lo copla afirma que la lotera conoce los motivos de este fatal desenlace: “Nadie el motivo sabía. / Nadie conoce la clave. / La niña que le vendía la lotería / sí que lo sabe”.

Debió ser un acto de justicia y “quizá el mismo cuchillo / vengó una doble traición”, una traición que desconocemos y en la que no se sabe hasta qué punto está implicado otro amor, porque desde el principio de la letra se dice que la lotera tiene “luto en el corazón”. De todos modos, a pesar del rechazo y del enredo, parece acabar enamorada del marqués asesinado, porque confiesa: “A mí me dieron la muerte / con los puñales que te han clavado” y “Que me doble las campanas y me entierren junto a ti”.

Tan misteriosos motivos quedan ocultos tras la imagen de una lotera que vende la suerte con un inocente “¡Mañana sale y está premiado!”. Pregona su lotería como quien pregona una pena que le ahoga, desde la madrileña Puerta del Sol hasta el barrio de Chamberí. Además Rafael de León, que sabía perfectamente encontrar en lo verídico signos de lo popular, cita en la letra la conocida administración de lotería Doña Manolita, quien suministra los quincemiles a la protagonista de la copla.

De esta pieza bordada con tanto gusto, han hecho versiones exquisitas Concha Piquer, Margarita Sánchez, Rocío Jurado, Nati Mistral o Pasión Vega.

En 1981, en un disco en homenaje a la canción popular andaluza o española -lo siempre se ha convenido en llamar copla-, con arreglos sinfónicos y dirección de orquesta de Gregorio García Segura, Rocío Jurado revisaba esta preciosidad compuesta por los maestros Antonio Quintero, Rafael de León y Manuel López-Quiroga. Los autores no dudaron en impregnarla de cierto aire de pregón en el estribillo: “¡Cuatro series! / ¡Qué bonitas! / ¡Voy tirando los caudales! / ¡Son de doña Manolita! / ¿Quién me compra esta penita? / ¡Mañana! ¡Mañana sale!

En el pregón de ese 15.000, esta copla constata la relevancia de los sorteos de lotería nacional en España, que en fechas navideñas se acentúan. El paisaje frío, de ciudad invernal, transitada y murmurante que nos evoca esta copla, la hacen ideal para estas fechas. También cabe citar otra copla de temática similar titulada “Los iguales para hoy” que hizo eterna en el bronce de la campana de su garganta Rafael Farina.

Basada en el Madrid de la época, esta elegante y fina habanera con aire de bolero, confiesa las diferencias sociales de la España de los 50 y cómo el amor o la desgracia siguen sin entender ni de estatus ni de clases.


Con ella llegan las ilusiones blancas. Habrá que tentar a la suerte por si volviera a salir una artista tan completa y prodigiosa como Rocío Jurado, “voz con corona”. A ver si mañana… mañana sale.

Tiene el color del semblante
de una virgen de marfil.
Lleva en los labios un cante
y en la mano un quince mil.

De un coche de dos caballos
sale una voz con corona:
"Si quieres, rosa de mayo,
seré el vasallo de tu persona".

Palabras que lleva el viento
y luto en el corazón.
La calle del Sacramento
sintió el lamento de su pregón.

¿A quién le vendo la suerte?
¡Mañana sale y está premiado!

(Mis ojos tienen que verte
por tres puñales atravesado.)

¡La fortuna para mañana!
¿Quién me compra un quince mil?

(Que repiquen las campanas
a la hora de morir.)

¡Cuatro series! ¡Qué bonitas!
¡Voy tirando los caudales!
¡Son de Doña Manolita!
¿Quién me compra esta penita?
¡Mañana! ¡Mañana sale!

Yendo de juerga en su coche
con corona de marqués,
le dieron muerte una noche
en la calle Lavapiés.

Nadie el motivo sabía.
Nadie conoce la clave.
La niña que le vendía
la lotería sí que lo sabe.

Quizá que el mismo cuchillo
vengó una doble traición,
y envuelto en su mantoncillo
va el estribillo de este pregón:

¿A quién le vendo la suerte?
¡Mañana sale y está premiado!

(A mí me dieron la muerte
con los puñales que te han clavado).

¡La fortuna para mañana!
¿Quién me compra un quince mil?

(Que me doblen las campanas
y me entierren junto a ti.)

¡Cuatro series! ¡Qué bonitas!
¡Voy tirando los caudales!
¡Son de Doña Manolita!
¿Quién me compra esta penita?
¡Mañana! ¡Mañana sale!

Y en el filo de la aurora,
desde Sol a Chamberí,
nadie sabe por qué llora
pregonando un quince mil.

¡Cuatro series! ¡Qué bonitas!
¡Voy tirando los caudales!
¡Son de Doña Manolita!
¿Quién me compra esta penita?
¡Mañana! ¡Mañana sale!

Web de Rocío Jurado
Video de Rocío Jurado cantando “Mañana sale”

1 comentario: