Las 10 más populares del día

21 nov. 2010

Separaos


Intérprete: Marta Quintero
Título: Separaos
Letra: Ignacio Román
Música: Rafael Jaén
Disco: Te sigo amando
Año: 2003

"La copla es algo que me reclama el público, y yo la hago encantada."

Marta Quintero

Nació en el pueblo sevillano de La Rinconada el 18 de noviembre de 1982. No cabe duda de que Marta Quintero se educó en las formas de la copla. En su familia el ambiente musical marcó sobremanera. Su padre cantaba y tocaba la batería y su madre (una de las tantas admiradoras de Marifé de Triana) también cantaba copla, igual que sus abuelos, grandes aficionados.

Marta Quintero hizo a los 8 años su primera actuación como alumna de Adelita Domingo. Con 9 empezó a educarse musicalmente en un Conservatorio, con 11 ofreció su primera aparición televisiva y con 13 ganó la segunda edición del Certamen de Copla del Campo de Gibraltar. Las posteriores apariciones de Marta Quintero en el programa de Canal Sur presentado por Marifé de Triana, “Lo que yo te cante”, la encumbraron como una de las mejores voces de la nueva copla o canción andaluza.

En 1997 Televisión Española convocó un concurso nacional de nuevos valores llamado “Hale bopp”. Entre los cientos de aspirantes, siendo ella la más joven, la artista rinconera ganó la primera plaza y se alzó con el importante premio de 7 millones de pesetas.

Ese mismo año firmó con la compañía discográfica andaluza Senador su primer contrato. José Pive Amador (quien ya la seguía desde su primera aparición televisiva a los 11) y José Miguel Álvarez, produjeron su primer disco: “Una cantaora” (1997). En él abordaron clásicos que vistieron de arreglos frescos y modernistas como “Te lo juro yo”, “Tengo miedo”, “Y sin embargo te quiero”, “Una cantaora”, “Tientos del cariño”, “Me embrujaste”, “La Lirio”, “Quién dijo pena”, “Elvira la cantaora” o “Torre de arena”. Cuentan que hubo que esperar a que la joven sevillana cumpliese los 15 para iniciar la grabación de su primer cedé, y que así fue el mísmo día de su cumpleaños.

Posteriormente “Llama de amor” (1999), “Te sigo amando” (2003) o “Besos de miel” (2005), han sido trabajos en los que ha intercalado rumbas, bulerías, coplas o sevillanas populares con temas inéditos compuestos por Miguel Moyares o José Luís Figuereo, más conocido popularmente como “El Barrio”. En 2007 su carrera dio importante giro con “No te olvido” (2007), un trabajo íntegramente inédito en el que experimentaba con un sonido de pop-rock andaluz. En la misma línea publicaría dos años más tarde “Dulce otoño” (2009).

Marta Quintero jamás olvidó la copla. En el disco “Te sigo amando” (2003) publicaba cinco clásicos más, “Separaos”, “Cárcel de oro”, “No puedo vivir contigo”, “Tientos del reloj” o “Falsa monea”, así como otras piezas cercanas al género, como una versión de las hermosas sevillanas de Eva Santamaría tituladas “El afilaó” o un tema que Manuel Alejandro compuso para Isabel Pantoja titulado “Desde que vivo con otro”.

“Separaos” son unos hermosos tientos con letra del poeta malagueño Ignacio Román y con música de Rafael Jaén que estrenó Marifé de Triana en 1967.

Ignacio Román es un poeta y literato de Málaga, autor de copla y flamenco, que cuenta en su haber con más de 1.500 canciones grabadas por los más importantes artistas hispanos y musicadas por los mejores músicos de su época, como Manuel López-Quiroga, Manuel Alejandro, Rafael Jaén, Manuel Gordillo, Francisco Naranjo o Augusto Algueró. En el grueso de su aportación a la copla se encuentran “Quién dijo pena”, “Romance de Zamarrilla”, “Lola de España”, “Feriante”, “Nada”, “Cambiar por ti”, “Sangre de Reyes”, “Senda prohibida”, “Vendedora de coplas”, “Separaos”, "La Paula”, “Voveré”, “Falsa”, “Cada minuto una vez más”, “Cosas de chavales” o “Consolación la de Utrera”.

Rafael Jaén por otro lado, fue un músico gaditano nacido en La Línea de la Concepción y que musicó letras para artistas como Manolo Escobar, Lolita Sevilla, Imperio Argentina, Juanita Reina o Marifé de Triana. En su haber se encuentran “Mi carro”, “Quién dijo pena”, “Tira tu silencio al río”, “Jarrito”, “Nardo con bata de cola”, “Separaos” o “Española y gaditana”.

El dúo artístico formado por Ignacio Román y Rafael Jaén dio como resultado “Separaos”, una copla que registró por primera vez Marifé de Triana en un EP de 1967 junto a tres coplas más, “Tengo miedo”, “Desesperada” y “Tú me hiciste de ese modo”.

El poema sitúa a la intérprete femenina como protagonista, quien empieza describiendo en forma de anhelo la situación que surge cuando se cruza con el hombre que amó, ese que ahora “como si tal cosa” pasa a su lado. Condenados a vivir en el recuerdo, repite un doloroso “separaos” después de descubrirnos que él marchó “buscando unos besos”, y claro, pronto se revela casi maldiciéndolo: “El corazón se le pare / si pide clemencia para su persona / antes me falte hasta el aire / que verme a su vera, ni en la misma gloria”. La interprete, protagonista y sufridora, retrata la imagen de una mujer que durante los años de dictadura era víctima del machismo imperante y del engaño, aunque en este caso y llorando en silencio, sabe poner un punto final tras la mentira. De nuevo la mujer, heroína y protagonista de este género, sufridora, en tantas letras.

Esta copla ha sido interpretada también por Carmen del Alba o Eva Román. Versiones maravillosas nos las han dejado Marta Quintero, con arreglos más modernitas e interpretación purista y apasionante, o Diana Navarro, quien incluyó un escalofriante fragmento a capella en su disco “Camino verde” (2008) en homenaje a su paisano y autor, el poeta malagueño Ignacio Román.

Ese que va por la calle,
que pasa y me mira como si tal cosa,
era mi vida y mi sangre,
mi norte y mi guía, mi pena y mi gloria.

Le di la flor del cariño,
el alma entera le di.
Puede ser que al final del camino
se acuerde de mí.

Separaos, igual que dos enemigos.
Separaos, como la ortiga y el trigo.
A vivir con aquel recuerdo
los dos vamos condenados,
y a pasar frente a frente sin vernos,
igual que dos ciegos.

Separaos, por tu delito y mi pena.
Separaos, con mi dolor por frontera.
Que se fue sin decirme hasta luego,
buscando unos besos que nos tienen separaos.

El corazón se le pare
si pide clemencia para su persona,
antes me falte hasta el aire
que verme a su vera ni en la misma gloria.

Pedí perdón sin motivo,
después lloré y supliqué.
Y su amor no merece un suspiro,
que yo bien lo sé.

Separaos, y sé que sueña conmigo.
Separaos, como quien cumple un castigo.
Me pidió perdón por aquello
que casi estaba olvidao,
y mi amor que lloraba en silencio
gritó con desprecio:

Separaos, aunque me muera y te mueras.
Separaos, aunque la sangre te duela.
A pasar por la vida sin verlo,
ni vivo ni muerto, pa’ los restos, separaos.

Web de Marta Quintero

2 comentarios:

  1. Qué voz tiene Marta! puede cantar lo que quiera, es buenísima!
    Saludo, Gaizka, hacia tiempo que no pasaba y ya sabes que me encanta tu casa

    ResponderEliminar
  2. Gracias Manu, me alegra volver a leerte. Ya sabes que las puertas de mi casa están siempre gustosamente abiertas para ti. Un abrazo!

    ResponderEliminar