Las 10 más populares del día

24 dic. 2009

Bien pagao


Intérprete: Diana Navarro
Título: Bien pagao
Autor: Ramón Perelló / Juan Mostazo
(Adapt.: Diana Navarro)
Disco: Camino verde
Año: 2008

"Nunca dejé de recrear 'La bien pagá'"

Miguel de Molina


Miguel de Molina afirmaba que durante la Guerra Civil Española, mientras en un bando se cantaban los “Ojos verdes”, en el otro no dejaba de sonar “La bien pagá”. Deducción de cada uno será relacionar qué bando se asoció a qué copla. Lo importarte es saber que durante el periodo republicano, este género ya estaba en auge y las connotaciones fascistas que el régimen dictatorial de Franco ejerció sobre la copla son injustas y se deben simplemente a una coincidencia cronológica.

“La bien pagá” es una pieza clásica del repertorio nacional nacida de la sociedad artística formada por Ramón Perelló y Juan Mostazo. Se dio a conocer a mediados de los años treinta, en plena República, por una olvidada intérprete llamada Pastora Solís. Fácilmente podríamos deducir que el estreno de tan exquisita pieza fuera un éxito, sin embargo, fue un rotundo fracaso. Tal fue así, que frente a esa situación sus autores decidieron tomar la iniciativa de modificar la obra. El éxito llegó cuando Miguel de Molina se adueñó de ella, retratándola desde sus peculiares facultades interpretativas y su innovadora visión de un género que revolucionó (no sin pagar por ello el duro golpe del fascismo, quien lo maltrató y exilió a Buenos Aires para nuestra desgracia en 1942, donde permaneció hasta su muerte). Desde que Miguel de Molina la incorporara a su repertorio, esta bella zambra se convirtió en uno de los emblemas musicales del artista malagueño y del género en cuestión.

Diana Navarro en su disco “Camino verde” (2008), nos sorprendió con un inédito “Bien pagao”. La artista malagueña afirma que en la sociedad actual es a la mujer a la que le toca pagar, por ejemplo, en cuestiones de divorcio. Durante la ideación de este trabajo se pidió permiso para realizar la adaptación, el permiso fue concedido y la innovación quedó registrada.

Los cambios y variables en esta pieza, con la que podemos considerar la matriz (la versión de Miguel de Molina), son muchos y muy diversos. Respecto a los estribillos hay tres derivas generales: la masculina (el hombre le canta a “la bien pagá”), la femenina (la propia intérprete es “la bien pagá”) y la nueva versión femenina (en la que el hombre es el “bien pagao”). Los estribillos de estas tres variables son los siguientes:

Bien pagá.
Si tú eres la bien pagá
porque tus besos compré,
y a mí te supiste dar
por un puñao de parné.
Bien pagá fuiste mujer.

(versión masculina de Miguel de Molina)

Bien pagá.
Me llaman la bien pagá
porque mis besos cobré,
y a ti me supe entregar
por un puñao de parné.
Bien pagá fuiste mujer.

(versión femenina de Sara Montiel, Rocío Jurado o Isabel Pantoja)

Bien pagao.
Si tú eres el bien pagao
porque tus besos compré,
y a mí te supiste dar
por un puñao de parné.
Bien pagao fuiste gaché.

(versión femenina de Diana Navarro)

También surgen conflictos en la segunda estrofa dependiendo de si la canta un hombre o una mujer. Diana Navarro cambia las joyas (de mujer) por el reloj (de hombre). Veamos entonces la diferencia entre algunas de las versiones:

Entre esas paredes dejo sepultadas
penas y alegrías que te he dado y me diste,
y esas joyas que ahora para otro lucirás.

(versión de Miguel de Molina)

Entre estas paredes todo me lo dejé,
joyas y vestidos que tú me compraste,
mi nombre y mi vida que yo te entregué.

(versión de Rocío Jurado)

Entre esas paredes dejo sepultadas
penas y alegrías que te he dado y me diste,
y el reloj que ahora para otras lucirás.

(versión de Diana Navarro)

Versiones de todo tipo, sanguíneas y epidérmicas, nos las han legado entre otros Miguel de Molina, Concha Piquer, Sara Montiel, Angelillo, Antonio Molina, Marifé de Triana, Manolo Escobar, Chavela Vargas, Juan Legido y Los Churumbeles de España, Plácido Domingo, Raphael, Rocío Jurado, Isabel Pantoja, Carlos Cano, Martirio (con Chano Domínguez), Joaquín Sabina, Penélope Cruz (en “La Niña de tus ojos” de Fernando Trueba), Diego el Cigala (con Bebo Valdés), Clara Montes, Manuel Banderas, Hakim, Aurora Guirado (con Carlos Cano), Arcángel, La Shica, El Bicho, Joana Jiménez, Miguel Poveda o Diana Navarro.

La sirena malagueña vistió esta copla con una base de programaciones y destacados violines de Faiçal Kourrich. Los arreglos generales corrieron a cargo de Erik Nilson y en su final se reconoce un guiño a un giro que ya utilizó en “Mira lo que te has perdío”, procedente de ciertos dibujos vocales de María Callas. La versión en directo de esta pieza difiere con la registrada en que es interpretada con recortes más pronunciados, nuevos giros y la gesticulación empastada con los arreglos en el estribillo le aporta un grado canalla cuando Diana desde el rencor se dirige al “bien pagao”.

A destacar el tratamiento que la artista hace de su vesturio, rescatando ciertos elementos significantes de la tradición andaluza y trasladándolos a un nuevo código. Todo ello, trabajado conjuntamente con Carlos Cobos (con quien diseña alguno de sus trajes) o vistiendo creaciones de Melisa Zozano, Victorio & Lucchino, el diseñador vasco Ion Fiz o en su última entrega (Colección 2005-2009) dejándose llevar de la mano del estilista Paco Rus. El maquillaje y la peluquería corren siempre a cargo del admirable Juan Pacheco.

Del mismo modo, Miguel de Molina, que diseñaba y confeccionaba su propio vestuario, contaba con un traje específico con el que interpretaba "La bien pagá" (una chaquetilla roja, con chorreras negras, pedrería y brillantes).

Esta obra se encuentra entre esas canciones que alimentaron el gusto popular durante la larga posguerra. Tres o cuatro minutos de historias perfectas que enseñaron a amar y a sufrir a los supervivientes de la Guerra Civil. La realidad del amor venal en la que la amante, mercenaria, se enreda en sus propios sentimientos y exige derechos tras el abandono. El mercenario del siglo XXI es de sexo masculino y la mujer le paga bien; tan bien, que lo convierte en “bien pagao”.

En una variante dialectal andaluza que respeta la pronunciación fonética de la pieza, viene escrita esta letra en el libreto de “Camino verde” (2008). Como buen defensor de lo “glocal”, término vanguardista derivado de “glocalización” (que se contrapone a la idea de lo global, de la globalización…, y defiende globalizar lo local y la intrahistoria), quiero respetar esta variante dialectal.

Con esta entrada celebramos las 10.000 vistas recibidas en el blog desde que se abriera hace 6 meses. Agradezco profundamente cada una de las visitas a quienes frecuentáis este escenario, por amar la copla sin prejuicios, respetarla y defenderla por sentirla como vuestra.

Ná te debo. Ná te pío.
Me voy de tu vera orvíame ya,
que he pagao con oro
tus carnes morenas,
no mardigas payo que estamos en paz.

No te quiero. No me quieras.
Si tó me lo diste yo ná te peí.
No me eches en cara que tó lo perdiste,
también a tu vera yo tó lo perdí.

Bien pagao.
Si tu eres el bien pagao,
porque tus besos compré,
y a mí te supiste dá,
por un puñao de parné.
Bien pagao. Bien pagao.
Bien pagao fuiste gaché.

No te engaño. Quiero a otro.
No creas por eso que te traicioné.
No caí en sus brazos, medio sólo un beso,
el único beso que yo no pagué.

Na te pío. Na me levo.
Entre esas paredes dejo sepultás
penas y alegrías que te he dao y me diste,
y el reloj que ahora pa’ otras lucirás.

Bien pagao.
Si tu eres el bien pagao,
porque tus besos compré,
y a mí te supiste dá,
por un puñao de parné.
Bien pagao. Bien pagao.
Bien pagao fuiste gaché.


Web de Diana Navarro
Video de Diana Navarro cantando “Bien pagao” (directo)

5 comentarios:

  1. Laura_Dianera25/12/09 2:15

    Me encanta, muchísimas felicidades.
    Es un regalo estupendo, y se nota que con mucho cariño. Sigue así, porque todo tu trabajo merece la pena, muchisimas felicidades :)

    ResponderEliminar
  2. Bienpagá...

    Un clásico entre los clásicos... Instrumental poderosísimo !!

    En cuanto a realizar versiones de lo ya escrito en pleno siglo XXI, no puedo estar de acuerdo. Una cosa es reinterpretar y otra reescribir. Es mi visión del tema. Por lo demás, Diana, divina... como siempre.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
  3. Hola. Muchas gracias por tu comentario y tu recomendación.
    Sobre la temática de tu blog sólo haría un comentario:

    La Copla es un género grande. No sólo son letras, algunas auténticos poemas de un gran escritor como fue Rafael de León. Además tienen una parte musical que no es sólo un acompañamiento, sino que la define como tal, como Copla. A estos nuevos retratos de la "copla" les pediría y les rogaría un mayor respeto por la obra de Manuel López Quiroga, ya que en la mayoría de sus grabaciones obvian sus partituras hasta el punto de que a veces dejan de ser zambras, pasodobles, marchas...

    El cuento de la fusión y del progreso, al igual que me ocurre en la ópera barroca, no me vale.... La Copla les supera en modernidad y no necesita ningún toque actual...

    fdo. José de León.

    ResponderEliminar
  4. Para mi amigo Javier Subires:

    Entiendo perfectamente lo que planteas. Yo soy la primera persona que defiende la integridad de cada verso. Al fin y al cabo, la letra de cada copla, es la obra de un poeta y a cualquiera nos disgustaría que modificasen nuestro trabajo. Cuando muchos intérpretes actuales cambian o sustituyen palabras en coplas emblemáticas, me cuesta entenderlo y me disgusta, sobre todo, porque no suele ser en beneficio de la copla. Por ejemplo, Martirio en su versión de “María de la O” empieza diciendo “Para mis manos sortijas” en vez de “Para mis manos tumbagas” ¿no se habrá dado cuenta de la importancia que tiene esa palabra en esa canción? ¡Específicamente esa! o Plácido Domingo cuando al cantar “Falsa monea” en vez de: “Que Undivé permita…”, balbucea porque no sabe lo que tiene que decir. ¡Es increíble!

    Sin embargo de “La bien pagá” se han realizado decenas de versiones de todo tipo y en ese sentido es una copla muy machacada. No me parece mal que Diana haya hecho una versión al “Bien pagao”, sobre todo porque como cito en la entrada, pidió permiso, se hizo desde el respeto, y lo más importante, el argumento de la copla sigue teniendo sentido. Creo que ha aportado frescura y una visión diferente a una copla que ya estaba muy manoseada. Por ejemplo, la versión de “La bien pagá” de Antonio Molina tiene varias alteraciones y el argumento, si lo escuchas detenidamente, no tiene ningún sentido! Mezcla partes de mujer con partes de hombre. Por lo que yo me quedo con la opción del “Bien pagao”, y desde luego, de una “Bien pagá” bien argumentada.

    Un saludo Subires. Me siento muy feliz de que visites y colabores en este escenario :)

    ResponderEliminar
  5. Para falsascostumbres:

    De entrada, me alegra mucho que hayas dicho que la copla es un género grande. De eso no creo que ninguno de los que aquí nos reunimos tengamos la menor duda, como la Zarzuela o la Ópera.

    Es cierto que las coplas no solo son letras, la parte musical es verdaderamente importante. No sólo la melodía de los versos si no los arreglos y las orquestaciones. Está clarísimo. El dilema que planteas siempre estará presente. En este disco específicamente, “Camino verde” (2008), se decidió mantener las melodías de las coplas y ponerles un vestido musical diferente. Como decía Diana, si coges las melodías y las insertas en el traje original, encajarían perfectamente. Para mí no es algo negativo, todo lo contario si se hace con buen gusto y criterio. Aparte, esto no es nada nuevo. A favor de las coplas, los propios artistas que las dieron a conocer modificaron muchas veces ciertos arreglos, adaptándose a los tiempos o versionando sus propias creaciones.

    Muchas gracias José de León. Felicitarte por tu blog, que tiene un enfoque muy acertado y espero con ganas tus nuevas actualizaciones. Un saludo.

    ResponderEliminar